28.6.14

Polos de cereza





Esta vez las chicas de Memorias de una cocinera nos proponen un tema la mar de fresco y veraniego, ideal para combatir ese calor que pronto empezara:“polos”



Soy una loca de los helados de todo tipo, pero me encanta esa elaboración sencilla, refrescante y casi siempre delicio0osa de los polos. Hace ya unos días que no paro de comer cerezas, me gustan muchísimo, y aunque las prefiero como fruta, tal cual, os propongo un helado cremoso y no muy calórico con esta fruta. La verdad, se puede adaptar la receta a la fruta que os guste en cada momento y así comerla todo el año0o...




Polos de cereza:
Ingredientes

  • 300 gr cerezas 
  • 1 kiwi
  • 1 cucharadita de agar-agar
  • 250 gr de  yogur griego light 
  • 25gr de xilitol


Elaboración:
Lavamos y sacamos el hueso a las cerezas (mejor que estén bien maduras, ¡pero ojo!, no pasadas o sabrán mal...)
Introducimos las cerezas, sin hueso, añadimos el xilitol, el agar-agar y el kiwi y programamos 30 minutos, varoma y velocidad 1. ¡Y ya tenemos mermelada!

Mezclar los yogures y la mermelada casera de cereza (¡ojo0o! que la mermelada este bien fría) hasta que quede muy cremoso y colorido, (si lo queremos con algo de textura dejaremos trozos de la mermelada.) Rellenamos los moldes y metemos en el congelador, por lo menos 10 horas.

Los desmoldamos mojando el molde con agua tibia. Me encanta, tiene una textura similar al de un polo de hielo, pero  algo  cremoso como un helado más calórico de crema o nata.




24.5.13

Mini souffles de morcilla con mermelada de guindilla de Ibarra


Mini souffles de morcilla con mermelada de guindilla de Ibarra: 

Esta receta es un bocado delicioso en recuerdo de Astrid Gabilondo de Mi blog de Pintxos, deseo que os guste tanto como en su momento me gusto a mí. La receta original la podéis encontrar en su blog, http://www.miblogdepintxos.com/2011/09/mini-souffles-de-morcilla-con-mermelada.html donde encontraréis además de ésta, mil y una delicias en bocaditos pequeños; además también tiene cantidad de recomendaciones de sitios donde comer en  Donosti y Barcelona. Yo realice algún cambio en los ingredientes pero la base es la misma.                                   
                           mi blog de pintxos

Yo realice algún cambio en los ingredientes pero la base es la misma.



Mini souffles de morcilla:

Ingredientes: 
  • 2 claras de huevo
  • queso fresco una tarrina pequeña 
  • 170 gr de morcilla de cebolla tipo Beasain
  • 45 gr de harina de maíz
  • Sal y pimienta
  • 10 Cl de leche

Preparación:

Cocemos 10 minutos la morcilla en agua hirviendo. La sacamos del agua, quitamos la piel y dejamos enfriar. En la thermomix ponemos la morcilla, las claras y el quesito fresco, la leche y lo lo batimos 6 minutos velocidad de 5 a 7.  Probamos, rectificando de sal si fuera necesario. Rellenamos los moldes de silicona. Metemos en horno precalentado con calor arriba y abajo a 180º. Horneamos hasta que veamos que suben. Cuando estén hechas del todo, abrimos la puerta del horno y los dejamos enfriar sin sacarlos del horno. (Como son una especie de souffle, si las sacamos del horno muy calientes, con el cambio brusco de temperatura, se desinflarían mucho.) 


Mermelada de guindilla de Ibarra:

  • Guindillas en vinagre Eusko Label
  • una cucharada de Tagatosa
  • Agar agar (2 hilos largos)
  • 1 Cubilete de agua

Preparación:

Como en casa no podemos utilizar azúcar en mi caso utilicé tagatosa.( mira la receta original para hacerla con azúcar en el blog de Astrd ) He usado una sexta parte de tagatosa por una de guindillas. Primero limpiamos las guindillas quitándoles el pedúnculo y semillas interiores. Las cortamos en trozos pequeños, mezclamos con la tagatosa y el agar agar, llevamos a ebullición unos 10 minutos a 100 grados, velocidad 2 en la Thermomix, triturando un poco, pero no hacer puré fino, para que se noten los trozos. Dejar unas cuantas anillas de guindilla antes de triturar para adornar. Es una manera de avisar de qué es la mermelada a quien la va a consumir.
Reservar en bote en la nevera hasta su consumo.


Astrid nos recomienda

Estas mismas mini magdalenas/souffles podríamos acompañarlas con mermelada de tomate, de pimiento rojo, también podríamos haber puesto unos piñones y servirlas sobre una cama de manzana brunoise guisada o compota de manzana. Hay diversas opciones, a gusto del comensal. Tened en cuenta que, en realidad, no son unas auténticas magdalenas, aunque tengan la forma, sino una especie de soufflés puesto que no llevan nada de harina. Por un lado, ideal para los celíacos, pero también se conservan algo peor y son más delicadas de usar. De todas maneras, seguro que probaré la opción con harina porque me han gustado mucho de sabor.  

17.5.13

Cucharadas de arroz negro con mejillones a la vasca



Cucharadas de arroz negro con mejillones a la vasca:


Ingredientes :
  • 1/2 Kg. de mejillones
  • 250Gr. de arroz prohibido
  • Aceite virgen extra de oliva
  • Caldo de pescado
  • 1 tomate maduro
  • 1 puerro
  • 1 cebolla mediana
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • Sal, Pimienta negra, 1 bitxo
Elaboración :

Limpiamos los mejillones. Los ponemos a cocer en una cazuela con un poco de agua y sal para que se abran. Sacamos  los mejillones de las  conchas, reservamos con el caldo resultante filtrado.
En una sartén con un poco de aceite de oliva virgen extra, añadimos el pimiento, el bitxo, la cebolla, el puerro, los dientes de ajo y el tomate, todo  picado muy pequeño. Sazonamos y rehogamos las verduras hasta que doren bien.  Agregamos el arroz, sofreímos un poco y añadimos los mejillones sin cascara, el vino y una vez éste se haya evaporado casi en su totalidad, añadimos el caldo reservado de cocer los mejillones y algo del de pescado.  Dejamos cocer de 15 a 18 minutos removiendo de vez en cuando para que no se pegue, pero que vaya espesando el caldo. Añadimos algo más de caldo, si lo necesita (lo tendremos templado). Colocamos el resultado en  las cucharas de picar y lo servimos.


24.3.13

Almejas con salsa umeboshi cítrica




Almejas con salsa umeboshi cítrica:

Ingredientes:

  • 1/2 kilo de almejas grandes vivas 
  • 2 ciruelas umeboshi
  • 1 diente de ajo
  • 1/2 cebolla 
  • 5 tiras piel de cítrico escarchada
  • aceite de oliva
  • 1 copa de blanco


Preparación:

Pelamos y picamos la cebolla y los ajos muy pequeño, los sofreímos a fuego suave con un poco de aceite de oliva virgen extra. Mientras colocamos las almejas en una cazuela con abundante agua para que suelten la arena.
Cuando tengamos el sofrito a punto, añadimos las 2 ciruelas muy picadas y mezclamos bien hasta que queden disueltas. Incorporamos el vino blanco y las almejas manteniendo la mezcla en el fuego hasta que se abran.
Servimos las almejas en las copas, pasamos por una batidora la salsa y le incorporamos unos daditos muy pequeños de piel de cítrico, que al juntarse con la salsa caliente desprenderán un toque fresco delicioso. Pondremos por encima de las almejas y comeremos calentitas.




La umeboshi: es una ciruela de origen japonés que se fermenta durante unos dos años en unos barriles especiales (ume-ciruela, boshi-seca, fermentada). Se comercializa en diferentes formatos: ciruela completa, vinagre, pasta... Estas ciruelas tienen unas propiedades nutricionales y medicinales que las hacen altamente interesantes. Pero son muy saladas (si os fijáis en mi receta no aparece sal); normalmente si utilizo las ciruelas no pongo jamas sal, pero si eres hipertenso tendrás que tenerlo en cuenta y dosificar bien. Incorporar las umeboshi a nuestra alimentación hará que los excesos se compensen, manteniendo la alcalinidad de nuestro organismo. Además es remineralizante, regulan el sistema digestivo y son 
astringentes en caso de diarreas o estimulantes en caso de estreñimiento. Eliminando los problemas de origen digestivo, como mal aliento, dolor de cabeza, etc




Un vino para nuestra tapa:

Esta vez he escogido vinos Riesling, porque  es una una que nos da un fenomenal vino blanco caracterizado por una leve acidez que combina perfecto con los sabores de pescado o marisco como nuestras almejas. Además nos aportara aromas afrutados y herbáceos muy potentes que harán realzar los sabores disfrutando de un entrante diferente. 


Riesling 2011:

Bodega: Viñas del Vero
Tipo de vino: blancos 
Zona: D.O.: Somontano
Graduación: 13,5% vol
Varietales: Riesling 
Elaboración: Se elabora con uvas del pago “Los Olivos”. Tras la vendimia y antes de la fermentación, las uvas se someten a una maceración en frío para poder obtener el mosto flor una buena extracción de aromas 
Notas de cata: Color amarillo pálido con reflejos verdosos. Limpio y brillante. Vino con buena intensidad aromática, un claro predominio de notas cítricas, acompañadas por aromas de flor blanca y alguna nota de frutos secos. De fondo, una leve mineralidad que le aporta seriedad.Tiene una agradable entrada en boca. Se perciben las mismas sensaciones que en nariz, con los cítricos con una grata acidez. Final breve. Retronasal muy agradable, afrutada y floral.
Precio aprox: 10€ a 13€


Terraprima Blanc 2011:
Bodega: Can Ràfols dels Caus
Tipo de vino: blancos 
Zona: D.O.: Penedès
Graduación: 13% vol
Varietales: Riesling y Xarel.lo
Elaboración: Es un coupage de Xarel.lo y Riesling. A lo largo de todo el proceso vitícola no se hace uso ni de herbicidas ni pesticidas. Tras la vendimia, manual, el mosto fermenta en depósitos de acero inoxidable donde permanece hasta su embotellado.
Notas de cata: Color amarillo limón con reflejos dorados. Nariz aromática, sobresalen las notas de fruta de hueso madura, agradables aromas florales, con matices de hierbas aromáticas con toques minerales. Entrada, suave, tiene un recorrido amplio, estructurado y voluminoso, marcada acidez, de cítricos, aportando un rico aromática. Tiene un final largo, goloso y persistente.
Precio aprox: 8€ a 12,5€

23.2.13

Pastelitos Red velvet (thermonix sin azúcar)





Pastelitos terciopelo rojo, sin azúcar (thermomix)

Son una delicia, además de todo un  clásico del sur de Norteamérica. Allí se suele jugar con sus variedades el día de San Valentín.  A simple vista me parecían difíciles pero la verdad es que son simplemente un bizcocho de cacao con una gran cantidad de tinte rojo. 
A pesar de que no me gusta utilizar colorantes artificiales, obviamente he buscado en la red alguna alternativa de colores naturales, llegué a la conclusión de que el uso de colorantes naturales (a partir de remolacha o similares) además de ser más trabajoso y costoso sólo daba resultados mediocres. O sea, si quieres ese tono con colorantes naturales es imposible. Claro que siempre podéis hacer la receta con tono rosado y punto... (Cambia el colorante por 1 cucharada de concentrado de remolacha...)
Para mi esta receta es rica y queda muy bien. Nos da un húmedo, rojizo y esponjoso pastel de chocolate.  Es un tono rojo oscuro burdeos, si deseáis un color rojo más brillante, reducid el cacao en polvo un poco o añadir más colorante.



Pastelitos de terciopelo rojo:

  • 250 gr harina integral de trigo
  • 1 cucharadita de colorante alimentario súper rojo
  • 150 gr de tagatosa
  • 2 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar
  • 1 cucharadita de sal
  • 250 ml de aceite
  • 2 cucharaditas de vinagre de manzana
  • 2 huevos
  • 1/2 vaina de vainilla
  • 3/4 taza de manteca de coco
  • 1 yoghurt natural
  • 2 sobres de bicarbonato (de los morados)

Preparación:

Precalentamos el horno a 140 grados. Tamizamos los ingredientes secos y los reservamos. Añadimos los ingredientes húmedos al vaso y mezclamos durante 18 segundos a velocidad 3. Incorporamos una pequeña parte de los ingredientes secos sobre los húmedos, muy poco a poco, por el vocal superior a velocidad de 3 a 4 vamos añadiendo el resto hasta que estén todos los ingredientes bien integrados. Rellenamos las papelitos o moldes solo al 2/3 o 3/4 de altura. Ponemos a hornear los pastelillos unos  22 minutos más o menos dependiendo del tamaño de los moldes y la potencia del horno.



Frosting de crema de queso:

  • 8 cucharadas de manteca de coco 
  • 200gr queso crema 
  • 2 cucharadas de tagatosa
  • 2 cucharadas de leche evaporada
  • esencia de limón
Preparación:

Batimos durante 1 minuto todos los ingredientes excepto la tagatosa a velocidad 4. Colocamos la mariposa, cerramos la tapa y por el agujero superior vamos añadiendo poco a poco la tagatosa, para que monte nuestra crema de queso  a velocidad 3 y medio, sin tiempo  determinado hasta que vaya montando.
Y a disfrutar...!!!!


Share this